.

.
NAVEGAR SOBRE LAS MANOS

miércoles, 10 de agosto de 2011

Y  afuera siempre estaba el sonido de las hojas muertas, de las nubes que sonreian solo cuando sonreías, de la música que cantabas, que susurrabas como gritando en silencio que este tango no terminara, la nostalgia en el aire, los recuerdos metidos en cajones para no perderlos, la felicidad de la que nunca hablábamos pero ansiábamos, el alejarte sin motivo, el que yo me fuera sin razón, el terminar la película antes del beso final, abrazar las lágrimas para no perderte del todo, darles el calor que quizás nunca tuvimos, caminar sobre tus miedos que nunca conocí, pero también tus abrazos que nunca más nadie me dió, y tantas otras cosas que hoy sólo son recuerdos de un amor sin adjetivo de hojas secas metidas dentro de algún libro que nadie leyó .
 

2 comentarios:

  1. Uff, me encontré en cada una de esas palabras.

    Mi sueño es huir al sur, exactamente a Puerto Madryn o Puerto Deseado, te va?

    ResponderEliminar