.

.
NAVEGAR SOBRE LAS MANOS

sábado, 3 de enero de 2015

la poesía,
        mi poesía,
una casa abandonada,
en donde no le abro las puertas a nadie,
                        mis poemas,
                                mis hambrientos poemas,
añorando palabras que no saben escribirse,
pero que corren detrás del sentido
para que alguien las abrace,
                        mis finales,
                                 terribles finales,
que se escriben y se suceden
solos mientras yo
               miro
               y corro para que no me alcancen.


2 comentarios:

  1. Que el viento abra, aunque no la puerta de tu poesía, si tus ventanas.
    Seguiremos corriendo.

    ResponderEliminar